VIVIENDA UNIFAMILIAR


Una vivienda aislada es un lienzo en blanco preparada para adaptarse a todos los condicionantes de su entorno. 
En esta vivienda unifamiliar se han estudiado cada uno de ellos con el objetivo de dotar de un carácter único a los espacios y ofrecer al habitante una experiencia única de vivir.
La orientación de la vivienda se realiza en función de varios condicionantes, entre los cuales los vientos predominantes, las cartas solares y las vistas predominantes de cada una de las estancias son los generadores del edificio. Todo ello permite una configuración geométrica articulada a través de utilización de materiales tradicionales, de tonalidades totalmente integrados con su entorno inmediato.
Las grandes vidrieras ofrecen una conexión directa con el paisaje en el que se emplaza, permitiendo una relación directa con el mismo.
Gracias a todas estas cuestiones, la propia vivienda se regula por ella misma, obteniéndose un óptimo consumo energético.